Juicio de Petinatti contra Antel por publicidad no concretada llega a instancia definitiva

Uruguay Show 21 de mayo de 2021 Por Victor Camargo
El comunicador entabló un juicio a la empresa estatal que está llegando a tercera instancia luego de dos fallos favorables al conductor.
Pettinati
Pettinati

Orlando Petinatti lleva casi cinco años de litigio judicial con Antel luego de que la empresa estatal resolviera dejar trunco un proyecto de campaña publicitaria con el comunicador como protagonista. 

De acuerdo a lo informado este jueves por el semanario Búsqueda, en primera instancia, la Justicia falló a favor de Petinatti y condenó a Antel a pagarle una indemnización de 4,7 millones de pesos. Aunque un tribunal de apelaciones modificó el monto, mantuvo la condena y ahora, tras nueva la apelación de la empresa, el caso se dirimirá en la Suprema Corte de Justicia. 

La demanda comenzó en 2016 cuando Petinatti reclamó judicialmente a Antel por daños perjuicios. El conductor de Malos pensamientos pide la indemnización porque no fue concretado un contrato publicitario cuya negociación estaba prácticamente concluida pero nunca consiguió la aprobación final.

Según Búsqueda, en mayo de 2019 el juez Gabriel Ohanián le dio la razón al comunicador y condenó a la estatal a pagarle $ 4,7 millones (más reajustes e intereses) "por lucro cesante y daño moral". El Tribunal de  Apelaciones en lo Civil de 2º turno confirmó en parte el fallo de primera instancia. Ahora, el caso está en manos de la Suprema Corte de Justicia, que se pronunciará próximamente para darle resolución definitiva.

Las negociaciones entre Antel y Petinatti comenzaron en 2014. Acordaron un proyecto de contrato publicitario que llegó a ser aprobado por el directorio del ente presidido en ese entonces por Carolina Cosse. 

Sin embargo, el aval final quedó sujeto a la intervención del Tribunal de Cuentas. Como el organismo observó el gasto, se renegoció el contrato pero aún así, dos años después, siguió sin resolverse. 

El comunicador esgrimió en la Justicia que la indefinición de Antel lo perjudicó porque debió rechazar un contrato publicitario “idéntico” con la empresa Claro, competidora de Antel. 

Antel aseguró no hubo mala fe ni una “ruptura intempestiva de las tratativas”, sino que el acuerdo no se concretó por restricciones presupuestales.

En su fallo el tribunal de apelaciones analizó la “responsabilidad precontractual”. “Retener unas negociaciones artificialmente de modo que estas se rompen posteriormente sin una causa justificada y cuando la otra parte tenía fundada confianza en que el contrato se celebraría, es infringir la buena fe precontractual”, asegura el fallo, recogido por Búsqueda.

El fallo está firmado por los ministros John Pérez, Álvaro França y Mónica Bessio. Según la sala, quedó probado que “las partes habían superado la etapa de tratativas y existía un proyecto de contrato en el cual claramente se encontraban específicamente detalladas las obligaciones contractuales de ambas”.

“No puede hablarse, pues, de buena fe de especie alguna ya que la demandada estuvo negociando durante dos años un contrato con el actor (Petinatti) y cuando estaban todos los puntos acordados deja el expediente durante dos años a la espera, sin que surja qué motivos tiene para ello y manteniendo, por consiguiente, la expectativa de que el contrato se iba a realizar”, añade.

Pero la posición del tribunal no fue unánime. Las ministras Loreley Pera y Patricia Hernández votaron desestimar la demanda de Petinatti. A juicio de las ministras, el comunicador “no probó la existencia del lucro cesante” que pretende que se le indemnice. 

El conductor alega que las tratativas con Antel le impidieron aceptar una oferta de Claro que pretendía usar su voz e imagen como una campaña de la empresa a cambio de 15.000 dólares. Petinatti presentó a dos testigos, quienes declararon que él les había hablado de la propuesta de Claro. Además, el conductor aportó diálogos de WhatsApp con una representante de Claro, “cuyo efectivo desempeño, rol y cargo en la empresa se desconoce”, aseguraron las ministras. 

“Así las cosas, el esfuerzo probatorio de la parte actora Freddy Nieuchowicz Abramovich (Petinatti) se redujo a la deposición de dos testigos de oídas que se limitaron a repetir lo que el propio promotor les dijo. Estos desvalidos testimonios no fueron acompañados por ningún otro medio de prueba”, escribieron.

Fuente : Tvshow

Te puede interesar